DUBÁI: UNA CIUDAD DE REALIDADES SORPRENDENTES

January 30, 2019

 

El nivel educativo, atención y respeto que se respira en toda la ciudad resulta gratificante y reconfortante. Las calles están limpias, el tránsito es ordenado y las apariencias de casas, oficinas y edificios es francamente seductora. El principio de autoridad se manifiesta en una sociedad poseedora de una cultura de respeto a todas las personas de distintas creencias y procedencias.

 

Es un mosaico de culturas donde predominan árabes, pero hay muchas personas de India, Paquistán, Rusia, Omán, Irak y muchos países. En virtud de que fue un protectorado inglés ese idioma se maneja de manera común y corriente. Los periódicos y la televisión en más de 180 canales transmiten su programación en inglés y en árabe.

 

Es grato caminar por las calles de esa ciudad, de apenas dos millones de habitantes, plagadas de edificios que compiten en belleza arquitectónica y en alturas desmesuradas. Destaca el Burj Khalifa con 830 metros de altura, la torre más alta del mundo. Cuenta con 160 pisos y está distribuida en edificios más pequeños que son utilizados como departamentos habitacionales, despachos y oficinas comerciales.

 

Resulta sorprendente ascender 125 pisos al lugar de observación en tan solo minuto y medio, sin sentir movimiento alguno y con cupo para 25 personas. Después de esa hazaña me pregunto, ¿por qué en el edificio donde está mi oficina de tan solo 15 pisos el elevador no puede subir y bajar silenciosamente y sin bamboleos? ¿Por qué siempre está en reparación? Si la marca alemana de los elevadores es la misma ¿por qué en México no logramos instalarlas bien?

 

Una de sus construcciones en proceso es el Jumeirah Lake Towers, centro global de innovación y emprendimiento, al cual dedican 438 hectáreas. Allí el espacio no tiene límite, cuentan con grandes extensiones de desierto. Están construyendo el Museo del Futuro. Abundan las manifestaciones del tipo de futuro que quieren para la ciudad-estado. La maqueta diseñada por Santiago Calatrava es impresionante y cautivadora. Es un edificio central que se elevará a 1280 metros, más elevado que el Burj Khalifa. Alrededor de esa torre existirá toda una pequeña ciudad cultural e innovadora con todos los servicios.

 

Otro proyecto se denomina “Dubái Happiness Agenda” con el propósito de convertir a Dubái en la Ciudad más Feliz del Mundo.

 

La preparación para recibir a visitantes de distintas latitudes está en marcha, esperan 100 millones de visitantes. De octubre de 2019 a marzo de 2020 Dubái será el centro de recepción al organizar la Feria Mundial 2020 con el tema: “Conectando mentes. Creando el futuro”. El gobernador de la ciudad prometió que “Dubái sorprenderá al mundo”. Esperan generar 277 mil nuevos empleos con una inyección de capital por 40,000 millones de dólares. De los más de 100 países registrados, 6 son de Latinoamérica, entre ellos Argentina, Brasil, Cuba y Venezuela. México está pendiente. ¿Asistiremos o estamos dispuestos a marginarnos del desarrollo mundial? No asistimos al Foro Económico Mundial Davos 2019. ¿Seguiremos así?

 

Las imágenes promocionales de la feria son alucinantes. Un futuro de avances en todas las ramas del arte, la ciencia y la tecnología. Podemos esperar una impresionante plétora de desarrollos tecnológicos que no alcanzarnos a imaginar, pretenden contar con la presencia de las compañías más innovadoras de todas partes del mundo. La convocatoria deslumbra.

 

Asombra la forma en que ha avanzado Dubái en su crecimiento. Es a partir del desierto y todo lo que uno ve es un vergel con plantas, palmeras y jardines bellamente decorados. Han construido cinco plantas desaladoras, de modo que el agua que inyecta vida a esas parcelas conquistadas al desierto es un aprovechamiento de las aguas saladas del Golfo Pérsico.

 

Cuentan con una gran cantidad de plantas productoras de electricidad. Es asombroso el nivel de iluminación de la ciudad durante las 24 horas. Tuve oportunidad de observar un fraccionamiento listo para ser ocupado por industrias. Es una isla construida sobre el mar, debidamente planificada con avenidas amplias, tomas de agua en cada parcela, torres de iluminación y estaciones de energía para conectarse. Además, al ofrecer estos espacios, conceden exención de impuestos para atraer la inversión. El acelerado dinamismo que se observa en múltiples construcciones hace pensar en la gran confianza que poseen respecto a su capacidad de continuar atrayendo inversiones y población para habitarla.

 

Cuentan con invernaderos de grandes extensiones para la producción de frutas, granos, cereales y verduras. Todo ello en pleno desierto y gracias a sus avances tecnológicos. Aprovechan el desierto, el mar y el sol. Las plantas productoras de energía solar y las desaladoras están por todas partes. La mayoría de los edificios cuentan con paneles solares. A Dubái se le reconoce por poseer el mayor proyecto de energía solar en el mundo.

 

En México no desconocemos esa tecnología. Recuerdo que en nuestro país, en el desierto de Sonora, el ejército descubrió una enorme carpa que cubría grandes extensiones de sembradío de marihuana. Sin duda, estos avances tecnológicos pueden utilizarse, pero es imperativo calcular el costo-beneficio. Vaya que los narcotraficantes saben que esas inversiones son altamente redituables.

 

Resulta evidente confirmar que este despliegue en Dubái no es producto de la casualidad. La pleitesía, admiración y amor hacia el padre de la patria, el Sheik Al Zayed, es una gigantesca muestra de un gobierno inteligente, visionario y comprometido con el progreso de Dubái. No extrañan la democracia. Hoy por hoy, los gobernantes son sus hijos, los príncipes herederos, que continúan apegados a los mismos principios. No hay cambios sexenales, ni caprichos políticos. Tienen un Consejo de Ministros con distintas especialidades que formulan planes de largo plazo y se cuidan de respetarlos.

 

El gobernante de Dubái expresó: “Hoy, estamos orgullosos de que tenemos expertos Emiratíes en nuestro país con conocimientos y experiencia para capacitar y ejercer mentoría sobre las jóvenes generaciones”, dijo al inaugurar el programa anual del desarrollo juvenil. “Los expertos seleccionados tendrán seis meses para impartir clases presenciales, mentoring y guías apegadas directas planeadas y lideradas”.

 

Los expertos seleccionados que son ministros, funcionarios gubernamentales y especialistas reconocidos actuarán en 4 clusters debidamente escogidos: desarrollo de la economía y de la infraestructura, cuidado del medio ambiente, desarrollo social y seguridad y asuntos internacionales.

 

En síntesis, Dubái es un gobierno que se fortalece con una visión de futuro apoyada en el desarrollo de las nuevas generaciones. Futuro asegurado, sin duda. Ejemplar para muchas naciones.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

October 23, 2019

October 16, 2019

September 25, 2019

September 18, 2019

Please reload

Archivo