8 CAUSAS DEL LIDERAZGO FALLIDO

September 4, 2019

Año y medio me tomó escribir LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE que, muy gentilmente, se atrevió a publicar la famosa Editorial Granica.

 

El corolario de tanto esfuerzo fue sumirme en un análisis profundo y detallado de mis fracasos y cientos de fallas que encontré en líderes conocidos por mí a lo largo de la vida y el fruto de mis investigaciones y lecturas. La principal revelación es la importancia del error como fuente del éxito perdurable. Te aporto mis descubrimientos de las 8 fallas de líderes, después de estudiar a personas, familias, deportistas, organizaciones deportivas, empresariales y políticas. También el contexto internacional me nutrió de enseñanzas, todas ellas presentadas y analizadas en el libro.

 

  1. CONFUSIÓN DE PROPÓSITOS. Es frecuente pasar por etapas donde los propósitos son múltiples, se quiere demasiadas cosas al mismo tiempo. Se dice “soñar no cuesta nada”, pero resulta lamentable. Es preciso definir un propósito central. No tenemos capacidad para todo, ni recursos que alcancen. Fallar en establecer prioridades aumenta la confusión. Estos propósitos definidos con precisión debemos convertirlos en planes de acción con sus metas y métricas para determinar si avanzamos o nos alejamos de su logro. La primera definición es para nosotros mismos ¿queremos ser líderes? ¿estamos dispuestos a asumir los riesgos?

 

  1. FRÁGIL SISTEMA DE VALORES. Valor es lo que vale, lo que resulta valioso para nosotros. ¿Qué es lo más importante? ¿Hacernos ricos a cualquier precio? ¿Ser felices o tener fama? ¿Mandar sobre muchas personas? En el libro analizo el ascenso admirable de muchos líderes y la forma lamentable como pierden su posición por ser codiciosos en extremo. Hoy están en la cárcel o escondidos para que no los atrapen: Javier Duarte de Ochoa, César Horacio Duarte Jáquez, Guillermo Padrés Elías, Emilio Lozoya Austin, Roberto Borge Angulo, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández y muchísimos más que pueblan el firmamento de la corrupción y la impunidad. También están en el universo empresarial. No basta enunciar valores, un líder necesita comprometerse y ser un ejemplo cotidiano.

 

  1. INSUFICIENTE PREPARACIÓN. Para llegar a la cúspide se requieren ciertas habilidades y capacidades. Hay una alegoría hermosa de un águila que a base de intentos repetidos logró alcanzar la montaña más alta. Estaba henchido de orgullo y se dijo a sí mismo: “nadie como yo puede alcanzar esta altura”. En eso vio a un gusano y éste le dijo: “también arrastrándose se llega alto”. Muchos alcanzan la bendición de ser líderes porque poseen la habilidad del engaño, de la palabra hueca y la promesa falsa, pero una vez ocupando la posición que anhelaban se descubren desprotegidos porque carecen de las herramientas conceptuales para ejercer el poder y diseñar los planteamientos que resuelvan los problemas que prometió resolver. Estaban preparados para la intriga, la mentira o la exageración, pero no para el análisis y la resolución de problemas. Todo líder es el arquitecto social de la organización que preside. Imprescindible saber crear y mantener el ADN cultural. Un líder sin preparación garantiza su fracaso. Dominar una especialidad es básico, para ser líder debe dominar otras competencias.

 

  1. DEBILIDAD EMOCIONAL PARA PAGAR EL PRECIO. Es trágico el caso de quien, pudiendo aportar su talento para elevar la posición de una organización, se rinde a las primeras de cambio ante las dificultades. Tiene un bajo nivel de resiliencia. Tal vez se preparó profesionalmente, pero no fortaleció su carácter. La falta de disciplina para sostener un esfuerzo a base de constancia lo hace quedar en evidencia. Jim Rohn afirma: “es preciso escoger entre el dolor de cumplir con la disciplina ahora, frente a sufrir mañana el dolor por la falta de disciplina”. Las designaciones de un superior (compadrazgo) crean líderes susceptibles a la falla. Los que suben por elevador y no escalan paso a paso corren un riesgo enorme de ser líderes fallidos.

 

  1. INCAPACIDAD PARA TEJER UNA BUENA RED DE RELACIONES. Un líder necesita a su alrededor un equipo de trabajo capaz y comprometido. Es el líder quien cohesiona a los integrantes de ese equipo por la forma como los escucha, los alienta y los desarrolla. También necesita conocer a personas influyentes en muchas esferas para establecer el contacto en el momento oportuno. Por muy capaz y poderoso que sea un líder no llegará muy lejos si carece de esta red de protección. Va a fallar, irremediablemente.

 

  1. INCOMPRENSIÓN DE CÓMO FUNCIONA EL MUNDO. Es doloroso escuchar a líderes que son fieles a sus creencias soportadas por la ignorancia. El desarrollo de las sociedades obedece a principios y normas, nada rígidos, siempre cambiantes, pero imposibles de ignorar. Las experiencias y conocimientos de investigadores sociales sobre el funcionamiento de una empresa, de la economía o de la política, son apoyos insustituibles del ejercicio de un liderazgo positivo y exitoso. Todo líder debe poseer una sólida cultura acerca del funcionamiento de entidades sociales, desde la familia hasta la nación. No basta el sentido común.

 

  1. FALTA DE VISIÓN PARA EL LARGO PLAZO. De la película “nada es para siempre” aprendí que en la vida tenemos momentos gloriosos y felices, pero…no son permanentes. Un líder suele enamorarse del presente, desarrolla una gran visión para el corto plazo, pero se pierde al no visualizar un panorama de largo plazo. Los riesgos y amenazas no siempre están a la vista, se nos presentan como sorpresas, pero en realidad son la consecuencia natural de circunstancias que se desarrollan lentamente. Un líder falla al no saber verlas con la suficiente anticipación. Los riesgos, amenazas y oportunidades se encuentran en la oscuridad del futuro. Aplicar el diseño de escenarios es indispensable.

 

  1. DEFICIENCIA EN LA EJECUCIÓN. Un líder que carece de la determinación para cumplir lo que se propone es un auténtico peligro para la organización que dirige. Es parte de la planeación táctica el balancear el propósito con los recursos disponibles en los tiempos correctos. Esta falla del líder ocasiona mucha palabrería, olvidando que el mandamás es el SEÑOR RESULTADO. Lo vemos ilustrativamente al iniciar la temporada de futbol en todas las ligas del mundo: el director técnico que acumula cinco derrotas consecutivas es despedido. En una organización empresarial cinco meses de pérdidas no lo soporta ningún consejo de administración. Ejecutar con base en ocurrencias, ignorando al equipo, es garantía de fracaso.

 

Estas ocho causas de liderazgo fallido, ¿te dicen algo a ti? Te invito a un examen de conciencia para que identifiques los errores del pasado que, una vez corregidos, te ayuden a elevar tu desempeño.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 30, 2019

October 23, 2019

October 16, 2019

September 25, 2019

September 18, 2019

Please reload

Archivo